10/21/2018

Hollywood, B. B.



"Hollywood"

Para ganarme el pan, cada mañana voy al mercado donde se compran mentiras. Lleno de esperanza, me pongo a la cola de los vendedores.

Bertolt Brecht, 1941

10/05/2018

Reseña: "The Blue Hour" (2018) Suede




La hora azul es esa entre el día y la noche, cuando la visión tiene que ajustarse a las condiciones lumínicas y las criaturas sobrenaturales salen de sus escondrijos a divagar. La hora en lo que lo sobrenatural acontece. Suede firman un álbum en esa hora azul, entre lo raro y lo espeluznante (the weird and the eerie) que diría el difunto Fisher. The Blue Hour es un trabajo difícil, tan oscuro como gratificante. Las siempre ampulosas costuras de Brett Anderson y los suyos suenan ahora más épicos, más dramáticos. Lo que proponen es redescubrir el campo, esa campiña inglesa secreta y gótica. Para ello regalan un paseo más allá de las afueras, un recorrido mítico sobre un pasado envolvente donde cuervos muertos esconden misteriosas desapariciones. Al estilo de su obra maestra Dog Man Star (1994) he aquí una opera pop concebida como un todo en la que el pulso narrativo, lírico, roza lo extremo. Hay dolor, voces y texturas narrativas con halo cinematográfico: voces que claman por niños desaparecidos, el ruido de la pala en la tierra húmeda…

“Wasterlands”, “Mistress”, “Life is Golden” o “Flytipping” son solo algunos temas relucientes en por otra parte un trabajo compacto donde no se destacan claros singles. En una reseña en Rockdelux de Dog Man Star publicado en noviembre de 1994, Santi Carrillo lo describía de este modo: “rumbo glam vía Bowie y sueños de grandeza vía Mozzer como antídoto depresivo contra la miseria cotidiana, fomentando el heroicismo popular en telegramas melodramáticos”. Casi un cuarto de siglo más tarde, Suede vuelven a insistir en la música como refugio ante las agresiones del exterior y el artista como sujeto existencial en frágil equilibrio consigo mismo.